Cada día más empresas han adoptado en sus políticas corporativas la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Impulsar acciones para ayudar a los otros es totalmente válido, pero solo las iniciativas sostenibles en el tiempo son las que marcan la diferencia.

Hacer RSE no es hacer filantropía, sin embargo confundir ambos términos es, desafortunadamente, algo todavía bastante común. ¿Todas las empresas están haciendo bien la RSE? ¿Será que algunas de ellas están haciendo filantropía? Veamos las diferencias.

La RSE es una manera de gestionar una empresa. La responsabilidad social es, en esencia, una forma ética de gestión empresarial que tiene en cuenta las expectativas de todos los grupos con los que se relaciona: accionistas, colaboradores, clientes, comunidad, gobierno, etc. En otras, palabras, la RSE es el compromiso voluntario que adopta una empresa al poner en práctica acciones para impulsar el bienestar económico, social y ambiental de la comunidad.

La filantropía, por su parte, es un término que procede de la unión de las palabras griegas “philos”, que significa amor, y “anthropos”, que se traduce como hombre. Es decir, filantropía es amor a las personas, a la humanidad.  En el ámbito corporativo, la filantropía es un recurso, ya sea material o monetario, que una organización dona de manera altruista con el objetivo de mejorar las existencia de las personas.

Así, la filantropía es un impulso generoso en favor de otros que surge a partir del amor al ser humano y que genera una sensación de bienestar por el hecho de ayudar a quien lo necesita. La RSE, por el contrario, es un modelo de negocio que busca potenciar los impactos positivos que genera y reducir los negativos. La clave para saber que una empresa está realmente comprometida con la RSE es la capacidad que esta compañía tiene para generar valor a partir de la integración de sus mejores prácticas en su modelo de negocio.

¿Donar dinero es RSE o es RSE impulsar programas sostenibles en el tiempo para que las personas sepan cómo usar esos recursos? Lo primero, es filantropía. Lo segundo, como hace Banesco a través de su programa Emprendedores Banesco, que desde 2015 ha apoyado a más de ocho mil personas a ser emprendedores, es RSE.

Ahora ya lo sabes.

Por un mundo con cero discriminación

¿Alguna vez te has sentido discriminado? La discriminación tiene muchas formas y caras. Conocerlas, ayuda a derribar muros y permite tener una sociedad más inclusiva y, por tanto, más diversa y enriquecida. Te presentamos una lista de las principales...

El Canal que cuida nuestra agua

El agua es un derecho universal inherente al ser humano, así lo declaró la Asamblea General de la ONU en julio de 2010. Su importancia es tal que su disponibilidad y gestión sostenible constituyen el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6: Agua limpia...