En el corazón del Casco Antiguo, en la emblemática Plaza Simón Bolívar y junto a la Iglesia de San Francisco de Asís, entre otros espectaculares monumentos históricos, todavía podemos ver las vallas y otros elementos de construcción que rodean al Teatro Nacional. Pero será por poco tiempo.

Cerrado desde 2015 por una falla estructural en la losa sobre el escenario, además de otros problemas de deterioro del conjunto arquitectónico, el Teatro Nacional ha dejado un vacío en la cultura panameña que, con su reinauguración, se volverá a llenar. Como nos cuenta César Robles, asesor general del Instituto Nacional de Cultura (INAC), “es muy importante la recuperación del Teatro Nacional como la primera casa de las culturas de Panamá, del mismo modo que se abre un nuevo compromiso para convertir este espacio en el nuevo estándar de calidad artístico y cultural de la ciudad y de la nación”.

Para lograr esto, en el año 2016, el INAC inició la gestión para el proceso de rehabilitación y restauración del edificio por cuarta vez en sus 110 años de historia. “El proceso de restauración se dividió en dos etapas para garantizar un mejor control de calidad. Por un lado, se ha procedido a realizar la restauración pictórica en el interior del teatro mientras que en paralelo se ha trabajado en la rehabilitación arquitectónica”. La restauración ha sido completa, desde la fachada hasta el escenario, pasando por todos los murales, butacas, accesos, salas, etc.

A cargo de la restauración pictórica ha estado Ángela Camargo, restauradora italiana de gran prestigio, que ya realizó la remodelación de San Felipe Neri. Junto a dos compañeras que trajo de Italia, han hecho que toda la obra de Roberto Lewis vuelva a brillar sobre todos y cada uno de los murales que hay dentro del Teatro Nacional. “Para mí es increíble, es impresionante ver que hemos podido recuperar las pinceladas y los tonos que escogió Roberto Lewis, un personaje al que todo el mundo ama, para hacer esta maravilla”.

Gran parte de la restauración pictórica está todavía cubierta para no ser dañada mientras continúan las labores de remodelación arquitectónica. Aunque recuperar la obra pictorica mientras se desarrollaban los trabajos de reconstrucción del edificio ha sido un pequeño hándicap, para Ángela es “un regalo grandísimo haber podido hacer esta maravilla, descubrir poco a poco su realidad, encontrarme con los colores originales que me transportaban 110 años atrás”.

Además de la restauración pictórica, se han realizado trabajos para remodelar la construcción del edificio aprovechando, además, para incorporar la mejor tecnología con la que se ha podido equipar al Teatro Nacional. De esta forma, cuando se reinaugure podrá albergar obras artísticas de multitud de disciplinas diferentes. “Se ha mejorado la accesibilidad para personas con discapacidad a la planta baja, algo que hasta ahora no era posible; se ha creado una bahía de carga para facilitar el acceso de los equipamientos para los espectáculos; se ha agregado un elevador al foso de los músicos para poder facilitar el ingreso de instrumentos grandes, cortinas contra incendios, equipamiento de última generación en sonido e iluminación, barras asistidas para las luces… es decir, se ha logrado un punto intermedio de última tecnología respetando la naturaleza neo renacentista del edificio”, nos cuenta César Robles.

El Teatro Nacional alberga un futuro esperanzador gracias, entre otras cosas, a la creación de un Patronato que surge de una alianza público – privada de la que Banesco es pieza clave.  En palabras de Lucía Freites, Gerente de RSE de Banesco Panamá, “el Patronato del Teatro Nacional ha sido creado para velar por la correcta administración y conservación del edificio y demás infraestructuras del mismo. El Patronato es el encargado de diseñar y elaborar un plan estratégico que incluya programas de gestión, investigación, conservación, restauración y capacitación, así como recibir y analizar los proyectos de gestión cultural emanados del INAC”.

El trabajo de este Patronato permitirá además que el Teatro Nacional “amplíe el espectro cultural en su propuesta de funcionamiento, democratice la oferta cultural y tienda puentes para colocar a Panamá en el epicentro de la movida cultural en la región. Adicional, se estará promoviendo un abanico de oportunidades para fortalecer las industrias creativas”, indica Freites.

El Patronato se encargará también de programar todas las representaciones que albergue el Teatro, al mismo tiempo que dará formación y establecerá alianzas para hacer de Panamá una referencia en este sector. “Ahora el Teatro va a pasar a ser una figura independiente, con una voz y una misión muy específica, lo que nos permitirá poder realizar programas de formación educativa, artística y técnica, de la que se carece actualmente en Panamá y, a su vez, realizar programas de intercambio internacional con artistas y educadores de otras fundaciones y teatros”, asegura Robles.

Los trabajos de restauración de este historico edificio están casi al 100%. Todavía no se conoce la fecha de la inauguración, pero sí sabemos ya que va a suponer una verdadera bocanada de aire fresco para la cultura panameña. Como afirma Lucía Freites, “el Teatro Nacional va a ser un espacio plural para apreciar el arte en todas su manifestaciones. Un enclave histórico y artístico del cual la nación panameña debe sentirse muy orgullosa, y un punto de encuentro para quienes vemos en la cultura una ruta cierta para una verdadera inclusión.”

¡Arriba el telón!

¿Ya conoces #ContigoEnLaIgualdad?

“En Banesco, la igualdad es nuestro credo, nuestra esencia, nuestra estrategia; y será siempre nuestro norte”, indicó quien para el momento del lanzamiento ejerciera como CEO de Banesco Panamá, Carlos Alberto...

Una mascota en tu oficina

¿Tienes mascota y cada vez que sales de casa te da pena dejarle, o eres de esas personas que no tiene mascota porque “va a pasar mucho tiempo sola”? La solución es fácil: llévate tu mascota al trabajo. Está ampliamente comprobado que las mascotas son de...