El presupuesto participativo es una figura que nace como resultado de crear una forma de atención a las necesidades de una comunidad a través de recursos públicos. Ha sido concebido como un proceso de intervención directa, permanente, voluntaria y universal mediante el cual la ciudadanía, conjuntamente con las autoridades, deliberan y deciden la asignación de recursos públicos.

En el contexto privado, un presupuesto participativo es una acción de mediano plazo dirigida a un logro concreto. Es un instrumento de gestión, donde la sociedad civil organizada y la empresa que lo gestiona, de manera concertada priorizan en la utilización de recursos, materializados en proyectos de inversión.

Lo que inició como un piloto, se convirtió en una verdadera experiencia de aprendizaje, rico en memorias, lecciones y lleno de satisfacciones. La intención de desarrollar una iniciativa de esta naturaleza, obedece a la inquietud de democratizar la forma en cómo se asignaban los recursos, de manera transparente y que generaran un alcance colectivo en la comunidad. De allí que el requisito primario para participar era justamente que cada idea o proyecto tuviese como propósito el bienestar común, es decir un impacto colectivo, que redunde en la mejora de la calidad de vida de comunidades con indicadores de vulnerabilidad social.

En el 2018 se realizó por primera vez Presupuesto Participativo Banesco, con la colaboración final de 19 grupos organizados, luego de visitar 23 en Panamá Centro, Panamá Este, Panamá Oeste y Colón. Cabe recalcar que los proyectos preseleccionados provenían de solicitudes de donación y/ o patrocinios que se recibían a través de diferentes instancias en el banco y otros que fueron identificados e invitados a participar por su reconocida labor de índole social y comunitaria.

La metodología para la selección de los ganadores estuvo basada en la celebración de una asamblea general en la que cada organización o grupo debía presentar su proyecto, que al final de la sesión serían sometidos a voto tanto de los participantes (un voto por proyecto o grupo), como de un jurado conformado por un representante de Banesco y tres invitados especiales representativos de organismos internacionales, gobierno y ONG (PNUD, MUPA y SumaRSE). A fin de garantizar la transparencia del proceso, se contó con la participación de un Notario Público para certificarlo y anunciar los resultados.

Fueron siete los proyectos de carácter social que resultaron ganadores de una bolsa de USD100,000.00 asignados para esta iniciativa. El presupuesto asignado a cada proyecto no es reembolsable, es decir, se considera una “inversión social” para la organización o grupo; sin embargo, la utilización de dichos fondos estuvo sujeto a supervisión y auditoría financiera y comunitaria, a fin de garantizar un debido uso de los recursos y la generación del impacto social deseado.

Conoce un poco más acerca de los ganadores:

La ciudadanía se construye desde la corresponsabilidad y la consciencia de hacer de nuestra sociedad un mejor espacio para convivir. El Presupuesto Participativo Banesco es una plataforma que ofrece la oportunidad de materializar proyectos con impacto social colectivo y dejar capacidades instaladas para seguir implementando desarrollo y bienestar.