Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se enfocan directamente en las personas. A diferencia de los Objetivos del Milenio, que tenían un enfoque macro de país, los ODS fijan indicadores en el entorno de las personas, su bienestar, su dignidad, su prosperidad y paz”, de esta manera, Edwin Rodríguez del Consejo de la Concertación Nacional, enmarca la relevancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible firmados por las 193 Estados que conforman las Naciones Unidas, en septiembre de 2015.

Los retos se resumen en 17 objetivos que deben tener en cuenta los Estados para superar de forma más acelerada los problemas que aquejan la dignidad humana y que impiden su desarrollo, como el hambre y la pobreza. “Nos dimos cuenta que la clave no está en crecer más para tener más desarrollo, con un enfoque netamente macroeconómico. La clave está en las personas y en las alianzas público – privadas que pueden lograr que una política pública se enfoque en los individuos” explica Rodríguez.

En este espacio, la empresa privada tiene un gran campo de acción. Una constante en el planteamiento de los ODS es el papel relevante del sector privado, como principal motor en la construcción de la visión de país. “Banesco, por ejemplo, mantiene coherencia entre su pilar de Responsabilidad Social Empresarial y los ODS. Se dieron cuenta muy temprano que este era el camino correcto y han decidido seguirlo con dedicación. Fue el primer banco en Panamá que se acercó a nosotros y fue parte del proceso de la construcción del Plan Estratégico con Visión 2030, liderado por el Consejo de la Concertación Nacional”.

Pero, ¿cómo ligar los ODS con el logro de las metas de negocio del sector privado y su sostenibilidad? En la actualidad ya no se pueden desligar las políticas públicas de la misión diaria de las compañías privadas, sea cual sea su naturaleza. Ya sea por las externalidades negativas, es decir, el efecto que tiene en la sociedad la producción y el consumo; como en la ética y el desarrollo de las personas y su entorno. La empresa privada debe reconocer el papel fundamental que tienen en el efectivo cumplimiento de los ODS.

Los ODS invitan a ver la sostenibilidad de un país, no solo desde la esfera del gobierno, sino también desde la empresa privada y su responsabilidad con sus colaboradores, con sus condiciones laborales, con el impacto que tiene en la comunidad y en el medio ambiente que le rodea.

¡Bye bye bolsas plásticas!

Cada año se consumen en el mundo unas 500.000 millones de bolsas plásticas. Una persona promedio utiliza alrededor de 350 a 400 bolsas de plástico por año. Muchas van a parar a las carreteras o a nuestros mares, destruyendo el entorno marino. Según cifras...

No es RSE toda la filantropía que reluce

Cada día más empresas han adoptado en sus políticas corporativas la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Impulsar acciones para ayudar a los otros es totalmente válido, pero solo las iniciativas sostenibles en el tiempo son las que marcan la...