Implementar buenas prácticas de Responsabilidad Social contribuye, entre otras cosas, a que las empresas sean más competitivas, más eficientes, utilicen la tecnología de manera eficaz o, incluso, respondan más rápidamente a las innovaciones. Todavía no hay empresas perfectas, pero poco a poco, todas van remando en esta misma dirección. Algunas, van tomando la delantera a través de estrategias innovadoras de RSE que van sirviendo de ejemplo.

Queremos que conozcas acciones planteadas por grandes empresas que saben de la importancia de llevar a cabo una buena estrategia de RSE y de los beneficios, no solo tangibles, que se pueden llegar a obtener. Estos son algunos ejemplos de estas estrategias de RSE que han sido realmente efectivas y que marcan un camino a seguir para abordar los problemas sociales e implementar un modelo funcional de responsabilidad social corporativa:

IKEA

Al igual que con sus comercios, la mega cadena sueca de muebles también trabaja mundialmente para apoyar a las comunidades en crisis de diversas maneras: facilitar el acceso al agua potable, construir escuelas o crear lugares de juego seguro para niños en las zonas de conflicto de Oriente Medio. La última acción de la fundación IKEA fue otorgar 2.3 millones de dólares para llevar electricidad limpia a un millón de personas en India y en el este de África.

Bosch

La gigante alemana de electrodomésticos es uno de los claros ejemplos en materia de mejores prácticas de RSE, siendo una de las organizaciones más activas de la Unión Europea, con más de 100 millones de dólares donados solo en el año 2017.

La Fundación Robert Bosch Stiftung enfoca este año sus esfuerzos en la paz, la integración, la inclusión y el diálogo, por medio de iniciativas como financiar proyectos comunitarios, apoyar escuelas en dificultades y capacitar a profesionales de la salud en campos con poco personal.

Del mismo modo, y gracias a su partida presupuestaria destinada para la investigación y desarrollo en tecnologías que apoyan la conservación del medio ambiente, el programa Bosch eXchange es un claro ejemplo de conservación y preservación del medio ambiente.

Ben & Jerry’s

La cadena heladera Ben & Jerry’s es otra de las empresas que están muy involucradas en acciones comunitarias y sociales en Estados Unidos. La fundación da más de 1.8 millones de dólares al año para financiar acciones comunitarias, cambios sociales y otras iniciativas de sostenibilidad en Vermont, estado de origen de la compañía.

La fundación ofrece un plazo de tiempo en el cual las pequeñas organizaciones pueden solicitar tres años de financiamiento a Ben & Jerry’s para un proyecto de construcción de la comunidad a su elección, que marque la diferencia y sea importante para la sociedad.

Dell

La gigante de los computadores ha trazado su RSE en torno al proyecto Legacy of Good Plan 2020 como su compromiso de “impulsar el progreso humano” a través de la sostenibilidad ambiental. Dell aborda los desafíos de la comunidad, la responsabilidad global de la cadena de suministro, fomenta la diversidad  en su personal.

Actualmente, Dell junto con Camara Education están brindando 16 millones de horas de capacitación en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) a 3.000 maestros de Etiopía, siendo estos los transmisores de este conocimiento informático a sus aulas y, por tanto, a los jóvenes de la nación.

Gulpener Bier

La sostenibilidad y la responsabilidad social de esta empresa cervecera holandesa son sus principales incentivos. Todos los ingredientes que emplean para elaborar su cerveza se cultivan con procedimientos ecológicos en la región donde se encuentran y todo el proceso de producción se alimenta con energía solar.

Esta cervecera trabaja con una cooperativa formada por 70 agricultores que no están autorizados a usar plaguicidas. Como recompensa por ello, reciben por sus productos un precio 10% superior al del mercado.

Además, para reducir la contaminación en todas las fases del proceso de producción todas las botellas que utilizan son reciclables y reducen al mínimo el embalaje.

Air France-KLM

La compañía francesa Air France y la holandesa KLM han puesto en marcha diversos programas de reducción del impacto que causan sus miles de vuelos diarios a todos los destinos del mundo.

Uno de los objetivos es minimizar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 20% por pasajero y por kilómetro hasta el 2020. El servicio CO2ZERO promovido por KLM ofrece a los clientes la oportunidad de volar compensando el CO2 de su viaje y contribuir a la iniciativa CO2OL Tropical Mix en Panamá para reforestar campos degradados

Adicionalmente, estas compañías utilizan un método de lavado semi-seco que requiere 80 veces menos agua por lavado. Así, para limpiar un Boeing 777 ocupa solamente 150 litros en lugar de 12.000 litros.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo grandes multinacionales se encuentran a la cabeza de la innovación en cuanto a Responsabilidad Social Empresarial se refiere. Ejemplos que son replicables en cualquier región en la que se quiera poner énfasis en unas mejores prácticas de RSE.

Por un mundo con cero discriminación

¿Alguna vez te has sentido discriminado? La discriminación tiene muchas formas y caras. Conocerlas, ayuda a derribar muros y permite tener una sociedad más inclusiva y, por tanto, más diversa y enriquecida. Te presentamos una lista de las principales...

El Canal que cuida nuestra agua

El agua es un derecho universal inherente al ser humano, así lo declaró la Asamblea General de la ONU en julio de 2010. Su importancia es tal que su disponibilidad y gestión sostenible constituyen el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6: Agua limpia...