El confinamiento y el distanciamiento social ha puesto en jaque todas las dinámicas familiares del mundo. Por eso hoy rendimos tributo a todas esas madres de Panamá y el mundo que han tenido que reinventar su rol haciéndolo mucho más versátil de lo que históricamente lo ha sido. Por eso celebramos el Día Internacional de las Madres. 

Siempre han sigo como magas capaces de todo, pero ahora que las vemos en acción en medio de una pandemia, gracias a las redes sociales se hace mucho más evidente su fortaleza, dedicación y determinación. Nuestras madres y sí, también muchos de nuestros padres, han asumido con una entereza admirable la educación, el entretenimiento y la estabilidad emocional de sus hijos. 

Para reconocerlas, compartimos tres charlas TED en donde su rol de madres se ve enaltecido por sus acciones: 

La ciencia no entendió la enfermedad rara de mis hijos hasta que decidí estudiarla de Sharon Terry

Sharon Terry, ex capellán de la universidad y madre ama de casa, tomó por asalto el mundo de la investigación médica cuando sus dos hijos fueron diagnosticados con una enfermedad rara conocida como pseudoxantoma elástico (PXE). En esta charla, Terry explica cómo ella y su esposo se convirtieron en científicos ciudadanos, trabajando turnos de medianoche en el laboratorio para encontrar el gen detrás de PXE.

 

Las madres que encontraron el perdón, la amistad de Aicha el-Wafi + Phyllis Rodriguez

Phyllis Rodriguez y Aicha el-Wafi tienen una amistad poderosa nacida de una pérdida impensable. El hijo de Rodríguez fue asesinado en los ataques del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001; El hijo de el-Wafi, Zacarias Moussaoui, fue declarado culpable de un papel en esos ataques y está cumpliendo cadena perpetua. Con la esperanza de encontrar la paz, estas dos madres han llegado a entenderse y respetarse mutuamente.

 

Conoce a la madre que inició el Ice Bucket Challenge de Nancy Frates

¿Recuerdas el #IceBucketChallenge? Conoce a la madre que comenzó todo. Cuando su hijo se lastimó la muñeca en un juego de béisbol, recibió un diagnóstico inesperado: ELA y no hay cura. En esta charla, Nancy cuenta la historia de todo lo que sucedió después.