De acuerdo con Greenpeace, “la producción global de plásticos se ha disparado en los últimos 50 años y en especial en las últimas décadas. De hecho, en los últimos 10 años hemos producido más plástico que en toda la historia de la humanidad”. ¿Es justo? Definitivamente, no.

¿Cómo actuar, cómo tomar postura? Quizá antes de actuar, haya que aprender, conocer a fondo el problema y así tener magnitud y conciencia sobre el desafío que como seres humanos debemos resolver. Precisamente por ello, nos hacemos eco de estas cifras publicadas por National Geographic que te causarán un impacto tremendo: 

billones de fragmentos de plástico flotando en nuestros océanos

%

de la basura de las playas del mundo es plástico: filtros de colillas de cigarrillos, botellas, tapones, envoltorios, bolsas de la compra y recipientes de poliestireno

millones de toneladas de plásticos eran producidas en 1950

millones de toneladas de plásticos fueron producidas en 2015

para este año casi todas las especies de aves marinas del planeta comerán plástico

de envases de plásticos de bebidas se vende en el mundo cada minuto

años a para siempre son las estimaciones de cuánto dura el plástico

En 2015, se habían generado más de 6.900 toneladas de desechos plásticos, 9% se recicló, 12% se incineró y 79% se acumuló en vertederos o en el medio ambiente. Al respecto, ecoportal.net indica que la forma en que se gestionan los desechos plásticos determina su riesgo de ingresar al océano. Los países de altos ingresos tienen sistemas de gestión de residuos muy efectivos; Por lo tanto, los desechos mal administrados (y los insumos oceánicos) son bajos. La mala gestión de los desechos en muchos países de ingresos medios y bajos significa que dominan las fuentes de contaminación plástica oceánica mundial.

Aunque los Estados tienen gran parte de la responsabilidad, no tomarán partido hasta que tú asumas y exijas el cambio. Comienza en casa, hacer algo ya marca la diferencia.

¿Cómo llevas las 3R durante la pandemia?

La pandemia provocada por la COVID-19 ha servido, entre otras cosas, para hacer introspección con respecto a la relación que tenemos como individuos (y familias) con el medio ambiente y para cuestionar qué estamos haciendo a favor de él. Por eso, creemos...