A medida que las empresas evolucionan y van adentrándose en procesos de internacionalización, las operaciones se vuelven más complejas, se diversifican los negocios y aumentan los riesgos tanto en el ámbito legal como en el de la imagen pública. Así pues, la mejor manera de asegurar el éxito y el crecimiento continuado estará en la progresiva profesionalización tanto de la gestión operativa como del Gobierno Corporativo.

De acuerdo con el libro La revolución del Corporate Governance de Ramiro Salvochea, el concepto de Gobierno Corporativo hace referencia al “conjunto de principios y normas que regulan el diseño, integración y funcionamiento de los órganos de gobierno de las empresas, como son los tres poderes dentro de una sociedad: accionistas, directorio y alta administración”.

Por su parte, Narayana Murthy, presidente del Comité sobre Gobierno Corporativo de la Junta de Valores y Bolsas de India para el año 2003, indica que un buen Gobierno Corporativo provee los incentivos para proteger los intereses de la compañía y los accionistas, monitorizar la creación de valor y uso eficiente de los recursos brindando una transparencia de información. “Lo importante es destacar que el Gobierno Corporativo no es un instrumento individual sino más bien un concepto que incluye el debate sobre las estructuras apropiadas de gestión y control de las empresas. También incluye las reglas que regulan las relaciones de poder entre los propietarios, el consejo de administración, la administración y, por último, pero no por ello menos importante, partes interesadas tales como los empleados, los proveedores, los clientes y el público en general”. Como ven, este segundo concepto va un poco más allá, porque incluye en el modelo de gobernanza a todos los actores directos e indirectos de una empresa.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), emitió en mayo de 1999 y revisó en 2004 sus Principios de Gobierno Corporativo en los que se encuentran las ideas básicas que dan forma al concepto que es utilizado por los países miembros y algunos otros en proceso de serlo.

Los principios de la OCDE contemplan que el marco de GC debe:

  • Proteger los derechos de los accionistas.
  • Asegurar el tratamiento equitativo para todos los accionistas, incluyendo a los minoritarios y a los extranjeros.
  • Brindar oportunidad a todos los accionistas de obtener una efectiva reparación de los daños por la violación de sus derechos.
  • Reconocer los derechos de terceras partes interesadas y promover una cooperación activa entre ellas y las sociedades en la creación de riqueza, generación de empleos y logro de empresas financieras sustentables.
  • Asegurar que haya una revelación adecuada y a tiempo de todos los asuntos relevantes de la empresa, incluyendo la situación financiera, su desempeño, la tenencia accionaria y su administración.
  • Asegurar la guía estratégica de la compañía, el monitoreo efectivo del equipo de dirección por el consejo de administración y las responsabilidades del Consejo de Administración con sus accionistas.

La OCDE y el Banco Mundial, a través de la Corporación Financiera Internacional, junto con el Foro Global de Gobierno Corporativo tienen establecido un amplio programa de difusión del concepto de Gobierno Corporativo en el mundo. Este programa incluye la celebración de mesas redondas por regiones geográficas; de momento en América Latina se han llevado a cabo 11 mesas redondas Latinoamericanas de GC.

EY publicó el material Ocho claves a tener en cuenta en la gestión del Gobierno Corporativo. Conócelas a continuación: 

  1. Analizar el posicionamiento en Gobierno Corporativo. 
  2. Medir la efectividad de los sistemas de control interno de la organización. 
  3. Mejorar el reporting corporativo. 
  4. Actuar diligentemente: ser la mayor seguridad y protección del Consejero.
  5. Evaluar el cumplimiento de los objetivos del Consejo. 
  6. Definir una política de retribución adecuada de los consejeros y directivos. 
  7. Asegurar el cumplimiento de los requisitos de Gobierno Corporativo en materia fiscal. 
  8. Apoyar el desarrollo de estándares internacionales de Gobierno Corporativo.

“La aplicación de un código de buen gobierno es la garantía para el crecimiento sostenible de la empresa en el medio y largo plazo, ya que ayuda a restablecer la confianza de los inversores, aumenta el acceso al crédito extranjero, atrae el talento y fomenta la imagen de marca. Los avances en Gobierno Corporativo hacen a las empresas más atractivas como negocio, más sostenible económicamente y, por lo tanto, más competitivas”, se puede leer en el artículo de Deloitte titulado Qué es el Gobierno Corporativo