Siglo XXI. Año 2020. La discriminación racial aún existe, es real y sigue limitando nuestro progreso. ¿Puedes creerlo? 

Parece mentira, pero sí, la intolerancia sigue siendo un problema, porque tiene la habilidad de mutar silenciosamente -como un virus- adoptando diversas formas: desigualdad, instigación, odio étnico, xenofobia, etc. Por lo tanto, luchar contra el racismo debería ser prioridad no solo para cada uno de nosotros, sino también para la comunidad internacional, presidentes y demás autoridades globales. 

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha mostrado su interés por esta cuestión, por lo que la prohibición de la discriminación racial ha quedado consagrada en todos los instrumentos internacionales básicos de derechos humanos. 

“Esos instrumentos imponen a los Estados obligaciones y tareas destinadas a erradicar la discriminación en las esferas pública y privada. El principio de igualdad exige también a los Estados que adopten medidas especiales para eliminar las condiciones que causan o propician la perpetuación de la discriminación racial”, asegura la ONU.

En 2018 se publicó el Informe de la Relatora Especial, E. Tendayi Achiume, sobre formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia. En el documento, la Relatora Especial aborda el uso contemporáneo de la tecnología digital en la propagación de intolerancia neonazi y formas conexas de intolerancia. Señala, además, tendencias y manifestaciones recientes de glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia. Igualmente, detalla las buenas prácticas, acciones e iniciativas de las empresas de tecnología, destinadas a combatir el discurso de odio racista en línea, generado por los neonazis y otros grupos que incitan al odio.

Viajemos en el tiempo y recordemos el detonante para la existencia de este día: 

El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial se celebra el 21 de marzo, porque ese día, en 1960, la policía abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes de pases del apartheid, en Sharpeville, Sudáfrica.

A partir de ese momento, el apartheid en Sudáfrica fue desmantelado.