Los nuevos cambios digitales y tecnológicos abren un amplio abanico de posibilidades y aspectos positivos. Pero también puede traer consigo efectos negativos que hay que evitar. Por ello, se está empezando a hablar de Responsabilidad Social Digital.

Este nuevo concepto se entiende como la gestión corporativa de los impactos que la transformación digital pueda tener con el fin de lograr la sostenibilidad. Como apunta Lucía Freites, Gerente de RSE de Banesco Panamá, “solo las compañías que sepan aprovechar la tecnología, la innovación y la transformación digital para aportar valor a la RSE serán las que lograrán sobrevivir al cambio”.

En Panamá, Banesco impulsa el Programa de Emprendedores Banesco. “Para lograr la eficiencia en el funcionamiento de este programa, trabajamos en conjunto con la tecnología para establecer indicadores y mediciones de impacto que nos permiten saber cuál es el estado de cada uno de los proyectos”, afirma  Lucía. Otras ventajas que ofrece la digitalización y la tecnología están relacionadas con un mayor conocimiento de los participantes, pero también de aquellas personas que no han podido formar parte del programa, con el fin de que puedan participar más adelante y así ampliar esta red de emprendedores.

Otra iniciativa impulsada por Banesco Panamá es Presupuesto Participativo, un instrumento de gestión, donde la sociedad y la empresa, de manera concertada priorizan la inversión de recursos, materializados en proyectos de impacto social. En su primera edición, la del año 2018, siete proyectos resultaron ganadores en la Asamblea General de Presupuesto Participativo. El Banco destinó USD 100,000.00 para esta iniciativa.

En esta oportunidad resultaron ganadores: FUNDESTEAM, FUNDESEN, Cocydon (Fundación Cocinando y Donando), FUNDADER (Programa Madres Cuidadoras), Fundación Visión (Centro Médico Veira Cisneros), Comité de Desarrollo Local de Paso Blanco #1, Comedor Infantil Semillas de Vida (Ministerio Cielos Abiertos).

En el caso de la Fundación Nacional para el Desarrollo de las STEAM (FUNDESTEAM), este programa dotó de sets de Laboratorio de Robótica Educativa a escuelas de diversas comunidades indígenas. Este proyecto tiene un gran impacto social al llegar, por primera vez, a regiones indígenas y ofrecer a los niños y jóvenes de estas escuelas de una educación de calidad fortaleciendo sus conocimientos sobre ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas. “Hasta el momento, señala Lucía, hemos beneficiado a más de 300 niños reduciendo la brecha digital en lugares como la región de Darién.”

Siguiendo con la apuesta por la innovación y la robótica, Banesco también formó parte de las Olimpiadas de Robótica 2018. Tres estudiantes del Instituto Nacional fueron premiados y pudieron acudir a la Olimpiada Internacional de Robótica celebrada en Shangai. Los estudiantes panameños quedaron en tercera posición en el World Educational Robot Contest en la categoría de secundaria.