Desde hace 13 años, el 29 de marzo se celebra el Día de las Buenas Acciones, como iniciativa de la empresaria y filántropa, Shari Arison. Desde entonces, el movimiento ha ido creciendo y apoderándose de espacios donde la bondad y la generosidad se vuelven protagonistas, al menos por un día. 

De acuerdo con Shari, “si la gente piensa en buenas acciones, habla sobre buenas acciones y hace buenas acciones, los círculos de bondad crecerán en el mundo. El Día de las Buenas Acciones se ha convertido en el día más importante para la generosidad y cada año se nos unen más personas, con el objetivo de simplemente realizar buenas acciones por otros”. 

Para la celebración del Día de las Buenas Acciones de este año, estaban previstas muchas iniciativas, por ejemplo, Panamá, por quinta vez, se uniría, gracias al impulso de la Fundación Judío Panameña (JUPÁ), B’nai B’rith de Panamá y Voluntarios de Panamá con su plataforma Ponte en Algo. 

Sin embargo, la declaración del COVID-19 como pandemia ha hecho que volvamos a lo básico y demostremos que las buenas acciones no necesitan más que voluntad. Por eso, el equipo de Contigo Hoy, como una buena acción, quiere enaltecer y aplaudir de pie todo lo que estos días de cuarentena, como panameño responsable, has hecho: 

Has tenido sentido común que, a veces, es el menos común de los sentidos. Lo has hecho al entender que respetar las medidas tomadas por el Gobierno es lo correcto, lo sensato y lo más sencillo que, en medio de toda esta situación, puedes hacer. 

Has mostrado empatía, porque no solo has asimilado que no se trata de mantenerte sano, sino de no arriesgar con acciones innecesarias la vida de los demás, sobre todo la de nuestros abuelos y embarazadas. Hoy estás consciente del impacto que cada una de tus decisiones tiene en los demás, aún y cuando no los conoces.  

 Has demostrado resiliencia, dando fé, una vez más, de que cuentas con la capacidad necesaria para para superar circunstancias difíciles. ¡Bravo por eso! 

Has dado muestras (muchas) de solidaridad con acciones tan básicas como ayudar a los abuelos con la compra o no acaparando jabón, antibacterial, mascarillas, guantes o comida no perecedera. 

 Ha habido sororidad de sobra, porque te has preocupado y ocupado por el bienestar de mujeres, abuelas, embarazadas y niñas. En un país como el nuestro, donde el índice de desigualdad es tan elevado, esto es una muestra de que vamos, poco a poco, a revertir la cifra. 

Por último, lo has hecho todo con civismo, demostrando un comportamiento respetuoso ante las medidas de convivencia pública que la pandemia ha obligado a tomar. 

De nuevo, muchas gracias, por todas tus buenas acciones. 

Nosotros seguimos #ContigoEnCasa