Banesco S.A. y Subsidiarias,  se encuentra en el proceso de creación e implementación de un Sistema de Gestión Ambiental y Social (SGAS), que vincula la responsabilidad social empresarial directamente con el negocio, a partir de una política que genere acciones sostenibles para la preservación ambiental y el desarrollo económico y social.

Para ello, recibimos un taller intensivo 32 horas con ERM (Environment Resource Managment), una empresa consultora de la agencia de desarrollo alemana Deutsche Investitions – Und Entwicklungsgesellschaft MBH (DEG), que nos otorgó fondos para préstamos a PYMES.

Pero, ¿qué es un “Sistema de Gestión Ambiental y Social”?

Es un sistema de gestión que incluye la estructura organizativa, la planificación de las actividades, las responsabilidades, las prácticas, los procesos, los procedimientos y los recursos para desarrollar, implantar, llevar a efecto, revisar y mantener al día los compromisos en materia de protección ambiental que suscribe una organización.  De allí que permite identificar, evaluar, mitigar y monitorear los riesgos ambientales, sociales, culturales, de salud y seguridad del portafolio.

Un SGAS permite maximizar la oportunidad de beneficio ambiental y social, además de cumplir con la legislación nacional y alinear con estándares ambientales y sociales internacionales; por ende, establece una buena reputación relacionada al desempeño, de cara a los clientes, inversionistas y otras partes interesadas.

¿Por qué en Banesco queremos implementar un SGAS?

Banesco tiene un programa de Responsabilidad Social Empresarial que ha creado condiciones para la inclusión social y económica, lo que es nuestro propósito; pero necesitamos hacer más por vincular esa parte económica y social a lo ambiental. Queremos seguir evolucionando en el camino hacia la sostenibilidad.

Es muy importante el ahorro energético y cuidar el consumo del agua, así como disminuir el impacto en residuos; pero es fundamental incorporar en la estrategia del negocio la implementación de un SGAS que nos permita identificar los riesgos ambientales y sociales asociados a los préstamos que otorgamos a empresas, que por la actividad que realizan podrían generar impactos socio ambientales.